lunes, 16 de abril de 2018

NUEVA CHARLA EN LA LIBRERÍA SOBRE LIBROS ANTIGUOS


Si en la otra ocasión fueron los autores aragoneses los protagonistas de la charla, en esta, de nuevo de la mano del bibliófilo Joaquín Zueras, seguimos la pista de “Joaquín Ibarra, impresor” .Fue una buena oportunidad  para poder ver ejemplares únicos de la imprenta del que es considerado el mejor impresor español de todos los tiempos. 

El aragonés Joaquín Ibarra nació en Zaragoza en 1725 y murió en Madrid en 1785. Desarrolló nuevas técnicas de imprenta y trabajó con distintos tipos de letra de suma elegancia. Suprimió algunas convenciones tipográficas ya desajustadas al uso de la época, como el emplear la V para representar la U o el usar la s larga igual que la f, experimentó con el satinado de papel, estableció un tamaño estandarizado para los tipos de fundición (el cícero) y usó tintas de formulación propia. De sus talleres destacan la Conjuración de Catalina y la guerra de Yugurta, de Salustio, obra considerada como "la más perfecta" de las publicadas en España y la edición del Don Quijote de la Mancha encargo realizado por la Real Academia que pudimos admirar entre otros libros.



Joaquín Zueras  es natural de Pomar de Cinca, estudió en los Escolapios de Barbastro y se licenció en Ciencias Económicas en Barcelona,  donde reside.
Su pasión por los libros siempre ha estado presente en su vida y su inquietud cultural le ha llevado a estudiar filologías, desde las clásicas hasta los idiomas actuales. Es un gran coleccionista y experto en  libros antiguos al que siempre es un placer escuchar. Así les pareció al numeroso grupo de personas que nos acompañó en la charla que siguieron con interés y participación, y que pudieron disfrutar viendo y tocando estos ejemplares, estas joyas literarias tan difíciles de ver.  

 

Indescriptibles mañanas


El artista barbastrense Fernando Estallo presenta su nuevo trabajo dentro de la actividad cultural prevista para la Semana Santa en nuestra ciudad. La muestra se presenta en dos espacios: en la Casa de la Cultura con obras de gran formato  donde pretende sorprender al visitante y en la librería,  con un  formato más pequeño. Un Estallo en plena efervescencia creativa.  Esta idea, de presentar “algo grande, salvaje”, una obra que envuelve al espectador ha sido el motor de su trabajo. En sus obras algunos encontrarán recuerdos de autores contemporáneos que si bien el autor no ha querido copiar, por forma y colorido nos acercan a una pintura reconocible, incluso habrá quien evoque a Antonio Saura, en todo caso, siempre abstracción, diríamos que con aversión hacia la figura en esta nueva etapa.



“indescriptibles mañanas” hace referencia a las suyas, en su estudio, en el paseo del Coso, a su tiempo de trabajo con el papel en el suelo y el goteo de pintura mientas la vida pasa por debajo de su casa, con la Catedral enfrente en el centro de Barbastro.
  


Su amigo desde los escolapios y juventud, Severino Pallaruelo,  ha sido el encargado en esta ocasión de presentar su obra además de ser autor de un corto sobre Estallo y el proceso creativo, donde hablan en su estudio  de la obra, de la pintura, de su vida y… de lo humano y lo divino,  que también se pudo ver en la librería durante la exposición.
                                                                                                                                                                                                                       
                                                                                                                                         

Después de su primer paso por la librería hace dos años, ha continuado con exposiciones en  Huesca, Barbastro y Zaragoza. La siguiente le llevará a Guadalajara.